Volver a los detalles del artículo La Secretaría de Cultura federal mexicana: tensiones entre dos modelos de administración cultural